Mantener la piedra natural y los cuidados adecuados.

“La arquitectura debería hablar de su tiempo y lugar, pero anhelar la atemporalidad”
Frank Gehry.

Si optaste por la piedra natural para la decoración de tu hogar o el revestimiento de alguna superficie, seguramente buscas la combinación perfecta entre durabilidad, precio y estilo. En otros artículos hemos hablado de las ventajas de elegir algunos materiales para la decoración de tu espacio, y precisamente la piedra natural ofrece beneficios que la hacen el material indicado para los y las que buscan crear un ambiente único.

Ahora bien, para mantener una apariencia óptima de la piedra natural y que tu espacio siga siendo tu lugar soñado, es necesario seguir algunos pasos de cuidado, que, además, harán que la piedra natural rebase tus expectativas respecto al factor calidad y durabilidad-precio. Aquí algunos consejos:

1. Elegir el material que se adapte a tus necesidades:

Si estás planeando y diseñando tu espacio, es el momento idóneo para elegir el tipo de piedra natural que se acopla a tus necesidades. Deberás tener en cuenta si será usada en interior o exterior y si será parte de la ornamentación de tu hogar o en la construcción. Si utilizarás piedra natural para la construcción optar por un material resistente a las condiciones climáticas y a prueba de humedad será lo más conveniente; mientras que si buscar revestir alguna pared interior, el mármol o el ónix son tus aliados.

Por el contrario, si ya cuentas con estructuras hechas de piedra natural y lo que buscas es opciones para su cuidado y mantenimiento ve a la lectura del paso número 2.

¿Te interesa saber más acerca de cómo diseñar o rediseñar visita?: Rediseño de espacio, ¿por dónde empezar?

Clean modern kitchen island in luxurious apartment with large windows

2. Identificar qué tipo de piedra natural tienes en tu espacio:

Si ya cuentas con muros, suelos u ornamentos de piedra natural y lo que necesitas es darles mantenimiento, es necesario identificar qué material fue utilizado para saber qué proceso se seguirá para su limpieza.

Hay superficies que son tan versátiles que simplemente con un paño húmedo o con un poco de vapor quedan limpias, como el ónix o el mármol y que, sin embargo, necesitarán ser pulidas cuando llegue el momento de darles mantenimiento para que no pierdan su brillo. Es posible utilizar algunos químicos abrasivos en superficies no pulidas, pues no causarán manchas, ni cambiarán la porosidad de la piedra, como en el caso de.

Si quieres saber más acerca de los materiales que elegiste entra a: https://www.litosonline.com/es/article/guia-de-mantenimiento-de-la-piedra-natural-de-wonasa

3. Limpieza:

Para la limpieza de la mayor parte de las superficies de piedra natural bastará con un cepillado leve para deshacernos del polvo, con cepillo de cerdas naturales o, si el material lo permite, con un cepillo de cerdas más agresivas, únicamente recomendado para exteriores y piedras duras, sin brillo. Se puede repasar, también, el espacio con un paño húmedo o con vapor para remover manchas que no salieron con el ligero cepillado.

En el caso de espacios como los sanitarios, lavabos o la cocina, en donde muchas veces se requiere una limpieza más profunda y desinfección, Marmo recomienda el uso de productos a tu alcance, pero te sugerimos que revises que se trate de químicos alcalinos, para que no dañen el área donde se aplican.

4. Mantenimiento:

Los cuidados diarios son la parte más importante para tener espacios que luzcan como nuevos, sin embargo, llega el momento en el que es necesario dar un mantenimiento a profundidad. Para ello existen opciones como:

El uso de selladores que formarán una capa protectora contra futuros daños, rallas, manchas de productos no solubles en agua o difíciles de retirar, etcétera.

Los selladores no deben aplicarse en áreas previamente mojadas o con signos de moho o humedad.

La segunda opción es la impregnación o utilización de repelentes de agua por un profesional en el mantenimiento de piedras naturales, que normalmente se lleva a cabo después de pulir, como una protección final. Por último, cabe recordar, pues es fundamental, que no se deben usar químicos abrasivos, corrosivos o ácidos durante la limpieza o mantenimiento de la piedra natural. La exposición a estos compuestos deteriorará las superficies y posiblemente dañe los acabados, por lo que la pared, los pisos o adornos terminarán con una apariencia envejecida o comenzarán a absorber humedad. Existen limpiadores especiales para manchas difíciles que no dañan las superficies y que puedes adquirir fácilmente o con un especialista en mantenimiento.

Últimos publicados

¡Descarga nuestro catálogo!

Cotizar proyecto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?